Los pilotos de F1 se niegan a pagar, por el momento, la súper licencia