1-0. Pinchazo ¿definitivo? en Pamplona