La población mayor de 65 años representará el 30% de la población europea en 2050