Un político británico propone que escupir en público sea ilegal