El primer rival de España