El príncipe de Mónaco prepara una lujosa fiesta con 200 invitados en Sudáfrica