La fuga de prisión al estilo Houdini, dentro de una maleta