Una promesa les lleva a Sudáfrica