Los promotores piden que el Gobierno compre los stocks en función de su política social