Un tanto en propia puerta de Rindaroy condena a los gallegos