Sanidad y Ciencia estudian incluir acupuntura, yoga, osteopatía o meditación en la lista de pseudoterapias