Sin aval científico las pseudoterapias no pueden prometer beneficios para la salud