El pueblo donde no se aceptan ni conejos, ni patos, ni niños