El Estado se queda con un gran pellizco