La realidad se impone en la gran pantalla