Los registros telefónicos prueban que Fayçal Cheffou estaba en su casa cuando atentaron