"A pesar de la relajación de la prima de riesgo no hay que lanzar las campanas al vuelo"