Arrumbadores, los cuidadores de la ‘solera’ del vino