La barra del bar, el mejor confesionario