Gik, la revolución del vino azul