La obra de Manuel Vázquez Montalbán se puede leer a través de sus platos