Unión perfecta: Una camelia y una copa de albariño