El Somni, un viaje al más allá de cada plato