Camarena y Ramírez, el arte de convertir el producto local en sabor universal