El atún, el pata negra de los mares