Cangas de Narcea, el paraíso para celiacos