Álvaro Palacios, "un pequeño viticultor que nunca dejará de soñar"