Los picnic renacen con la crisis