Un restaurante murciano se reinventa como plató de cine y televisión