Arranca el primer año sin corridas en la Monumental de Barcelona