La picaresca viaja en metro