La reunión del BCE transmite ánimos renovados a los inversores