Un toro rezagado provoca mucho peligro en el segundo encierro