El ritual de un día de partido