El rojo toma protagonismo en el R-29