Las rubias son más agresivas que las morenas o las pelirrojas