Una vecina salmantina prepara su ingreso en el Libro Guiness con un bordado de vainicas