Sanitarios y familiares de víctimas de la pandemia nos recuerdan que el dolor continúa