Las advertencias no sirven para muchos; seguimos usando mal la mascarilla en las terrazas