Íscar y Pedrajas, día 2 de aislamiento: entre la resignación y la ejemplaridad