La alarma por el coronavirus es buena, pero no el alarmismo