El nuevo consumidor español: más exigente, prioriza calidad a precio y demanda productos ecológicos, orgánicos y locales