Aumentan los contagios entre los escolares y los pediatras empiezan a estar desbordados