Botellones, fiestas y terrazas repletas: El escenario perfecto para los contagios de coronavirus