Las fiestas dejan un reguero de contagios en España: los brotes y las restricciones se multiplican