Que no se te caiga el pelo: cómo revertir los efectos de la primavera y la pandemia