Preocupan las consecuencias de las celebraciones del 15 de agosto cuando los contagios de coronavirus se disparan