El miedo al contagio por coronavirus dispara las compras online: hay avalanchas de pedidos de todo tipo