Los contagios de la nueva oleada de coronavirus son jóvenes y asintomáticos, un arma de doble filo