El baile de cifras en Madrid complica aún más las perspectivas de la comunidad para pasar de fase